Que creéis que puede sentir una persona que por circunstancias de la vida ha estado al borde de la exclusión social y gracias al duro trabajo de una Fundación y a las grandes personas que hay detrás de ella, les han podido ofrecer una formación de calidad y un tiempo de rodaje para conseguir la experiencia previa necesaria a un futuro trabajo #inserción ?

Pues yo creo que pueden sentir muchas cosas, desde el agradecimiento, admiración, cariño … hasta satisfacción. Por cierto siempre esta palabra  en mi cabeza va asociada a  Mick Jagger y su «Satisfaction», aunque realmente la canción dice  “No me encuentro satisfecho” , que sería todo lo contrario , pero claro  simbolizaba el inconformismo de toda una generación rebelde, pero ahora no estamos hablando de eso.

Ayer sábado, desde Novaterra Catering Sostenible, una de las empresas sociales de la Fundación, se ofreció un servicio  impecable, amable y sobre todo atento. Al entrar en la sala  la atención de los camareros fue amabilísima, en ningún momento podrías pensar que son personas en formación ni de poco rodaje . De manera individual cada uno de ellos y a lo largo de ese servicio se comportaron como auténticos maîtres y estoy segura que todos ellos «sudaron la gota gorda» -como se suele decir, aunque no se les notaba.

El resultado de esa gran labor a medida que iba desarrollandose el servicio  así como  todas las habilidades que demostraron estos compañeros , se traducían ni más ni menos en clientes satisfechos.  Y un cliente satisfecho ya es embajador del servicio. Así que deseamos  que todos los amig@s de la Fundación que nos reunimos ayer en este evento y disfrutamos tanto del servicio, podamos ser grandes embajadores.

Y que decir de los platos que salían de cocina. Ricardo Molina, el chef de Novaterra Catering  , elaboró un menú espectacular, y con ese valor añadido que tienen sus platos,  con ese toque de #sostenibilidad, #másquesabor y #finessociales.

Servicio + Cocina = Calidad de Servicio = Cliente Satisfecho

Espero que podáis comprobarlo vosotros mismos, seguro que también acabéis bailando con Mick  😉