Desde que se instauró el estado de alarma y ante la problemática de la situación por la pandemia del Covid19, son muchos los organismos, empresas, colectivos y particulares que se están movilizando en tiempo récord para dar respuesta al reto social que nos plantea esta desagradable situación.

Así, gracias a la rápida gestión de Novaterra y la solidaria cesión de un espacio privilegiado en Torrente por parte de la Congregación de las Hermanas Franciscanas de la Inmaculada, en tan sólo tres días se pudo habilitar un nuevo Centro temporal para la acogida de personas sin hogar que alberga 22 plazas.

Este Centro temporal cuenta con habitaciones individuales muy bien cuidadas, salas de recreo, jardín y espacios al aire libre donde se desarrollan durante el día actividades para fomentar la buena convivencia y establecer hábitos diarios que hagan sobrellevar mejor esta situación.

Desde Novaterra nos encargamos del servicio de alojamiento y atención social, por parte de un magnífico equipo de intervención social que acompaña a las personas, tanto en turnos de día como de noche.

También gestionamos el servicio de limpieza, y desinfección de las instalaciones, el de lavandería y todo lo necesario para la higiene personal de las personas alojadas.

Por último, pero no menos importante, desde Novaterra Catering prestamos el servicio diario de desayuno, comida, merienda y cena, que se elabora en nuestra cocina central de Paterna, que no ha dejado de funcionar desde que empezó esta crisis sanitaria.

Nuestro gran equipo humano de cocina y de servicio de colectividades demuestra cada día su implicación y profesionalidad manteniendo operativa la cocina central de lunes a domingos, diseñando, elaborando y sirviendo menús para diferentes clientes (tanto públicos como privados), menús que, por cierto, son repartidos por el equipo de repartidores de Novaterra Logistics, nuestra empresa social de logística.

En esta línea, desde el grupo Novaterra continuamos colaborando con distintas administraciones públicas buscando alternativas para habilitar más centros sociales temporales, contactando y yendo a visitar espacios que desinteresadamente están ofreciendo otras entidades.

También hemos adaptado nuestra capacidad de producción de cocina para dar servicio a nuevas necesidades esenciales que van surgiendo, como es la entrega a domicilio de comida preparada a personas mayores.

De esta forma además de cubrir las necesidades de los colectivos más vulnerables, seguimos generando empleo dando continuidad al verdadero sentido de nuestra empresa: nuestra labor social.